INFLUENZA

La influenza es una enfermedad potencialmente grave que puede llevar a la hospitalización y, en ciertas ocasiones, incluso provocar la muerte. Cada temporada de influenza es diferente, y la infección por el virus de la influenza puede afectar a las personas de maneras diferentes.

 La vacuna anual contra la influenza estacional es la mejor forma de protegerse contra la influenza. Está demostrado que la vacunación tiene muchos beneficios tales como reducir el riesgo de enfermedad por influenza, hospitalizaciones e incluso el riesgo de muertes pediátricas relacionadas con la influenza.

Las vacunas contra la influenza hacen que los anticuerpos se desarrollen en el cuerpo aproximadamente dos semanas después de la vacunación. Estos anticuerpos brindan protección contra la infección con los virus incluidos en la vacuna.

Todas las personas de 6 meses de edad o más deben vacunarse contra la influenza cada temporada. Debe vacunarse contra la influenza antes de que la influenza comience a propagarse.

TETANOS

El tétanos es una enfermedad muy grave provocada por la toxina de una bacteria llamada clostridium tetánico y se produce como consecuencia de la contaminación de heridas con este germen. El tétanos no se transmite de persona a persona.

El tétanos es una infección causada por bacterias. Cuando están adentro del cuerpo, estas bacterias producen una toxina o veneno. La potente toxina tetánica actúa como un veneno que afecta al sistema nervioso central, causando rigidez muscular generalizada, espasmos dolorosos, dificultad para respirar y tragar, convulsiones y otros síntomas que amenazan la vida del enfermo. Las personas con tétanos a menudo deben pasar varias semanas hospitalizadas en cuidados intensivos. La recuperación total puede llevar meses. Si no se trata, el tétanos puede ser mortal.

La vacuna contra el tétanos contiene la toxina tetánica inactivada o toxoide. Éste no puede producir la enfermedad, pero estimula la producción de anticuerpos protectores. La vacuna no protege contra la infección pero sí contra los efectos de la toxina que la bacteria produce.

La mayoría de las personas que se ponen la vacuna contra el tétanos no presentan problemas graves por ella. Sin embargo, se pueden producir efectos secundarios. La mayoría de los efectos secundarios son leves, lo cual significa que no afectan las actividades de la vida diaria. 

La infección por tétanos puede provocar problemas de salud graves e incluso la muerte. Asegúrese de que todos en su familia estén al día con la vacuna.

FIEBRE AMARILLA

La fiebre amarilla es una enfermedad causada por un virus que se transmite por la picadura de un mosquito y se encuentra en las regiones tropicales y subtropicales de América del Sur y África subsahariana. Actualmente no existe tratamiento específico para esta enfermedad, sin embargo se ha desarrollado una vacuna contra fiebre amarilla que confiere protección efectiva.

Se presenta con signos que van desde fiebre y dolor de cabeza, hasta daño al hígado, vómito negro (sangre) y falla renal.

Entre el 20% y 50% de los enfermos pueden desarrollar complicaciones graves en órganos como el hígado, cerebro y riñones con desenlace fatal.

El mayor riesgo es cuando se visitan zonas selváticas de América del Sur y África subsahariana sin haberse vacunado. Las temporadas con un mayor incremento de la transmisión son en América del Sur de enero a mayo y en África de julio a octubre.

Se recomienda su aplicación en adultos y niños de más de 9 meses de edad que se dirijan a un área de alto riesgo.

RABIA

La rabia es un virus el cual ataca principalmente a los mamíferos, provocando enfermedad a nivel del Sistema Nervioso Central.

La rabia actualmente llega a ser mortal hasta en un 99.9% de casos, se calcula que aproximadamente hay 70,000 muertes por año alrededor del mundo y hasta 2/3 de los países del planeta se encuentran afectados por esta enfermedad.

Se transmite por la mordedura, arañazo profundo o el contacto de una herida expuesta con una prominente cantidad de saliva de un animal infectado con rabia. El 95% de los casos humanos de rabia se deben a mordeduras de perros en Asia y África.

 

Las primeras manifestaciones de la enfermedad se pueden dar con fiebre, dolor, sensación de adormecimiento, hormigueo picor o quemazón en el lugar de la herida. Estos síntomas preceden a la presentación de la enfermedad, la cual puede manifestarse de 2 formas; Paralítica o Furiosa.

La Rabia furiosa, se distingue por síntomas como miedo al agua, delirio, agitación, malestar en la garganta, dificultad para tragar líquidos y la propia saliva, vómito, convulsiones y coma.

La Rabia paralítica se manifiesta con parálisis, disminución del volumen de la voz, rigidez de cuello, dolor de cabeza, confusión y coma.

 

Se recomienda para ciertos viajeros internacionales, basado en la ocurrencia de rabia animal en el país de destino. Es muy importante para viajeros que ejercen la profesión de veterinarios, cuidadores de animales, biólogos de campo, espeleólogos, misioneros y ciertos trabajadores de laboratorio.

HEPATITIS A

La hepatitis A es una enfermedad hepática grave. Es causada por el virus de la hepatitis A (VHA). El VHA se contagia de persona a persona a través del contacto con las heces (materia fecal) de personas infectadas, lo que puede ocurrir fácilmente si alguien no se lava las manos como corresponde. La hepatitis A también puede contagiarse a través del alimento, el agua u objetos contaminados con el VHA.

 Se caracteriza por presentar fatiga, malestar general, pérdida de apetito, fiebre, dolor abdominal, náuseas, vómito, diarrea, orina oscura e ictericia (coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos). Entre los niños y los adultos mayores la infección suele causar síntomas graves.

HEPATITIS B

La hepatitis B es una infección grave que afecta al hígado. Es causada por el virus de la hepatitis B. La hepatitis B puede causar una afección que dure unas pocas semanas, o puede convertirse en una afección para toda la vida.

La vacuna contra la hepatitis B es muy segura y eficaz para prevenir esta enfermedad. Sin embargo, las vacunas, al igual que cualquier medicamento, pueden tener efectos secundarios, aunque los efectos secundarios graves causados por esta vacuna son extremadamente raros. Si se presentan efectos secundarios, a menudo son muy leves, como fiebre baja (menos de 101 grados Fahrenheit) o dolor en el brazo en que se puso la inyección.

DENGUE

El dengue es una enfermedad que se transmite por la picadura de mosquitos y que afecta a 390 millones de personas cada año. Aunque es, generalmente, una enfermedad leve, puede ser mortal.

Al virus también se le conoce como “fiebre rompehuesos” debido a los síntomas que causa.

Las vacunas contra el dengue están diseñadas para prevenir la propagación de la enfermedad.

VIH

Una vacuna preventiva contra el VIH se administra a las personas seronegativas, con el fin de prevenir dicha infección en el futuro. La vacuna enseñaría al sistema inmunitario de la persona a reconocer y luchar eficazmente contra el VIH en caso que dicha persona se exponga al VIH.

La vacuna preventiva contra el VIH se administra a las personas que no están infectadas por el VIH, mientras que la vacuna terapéutica contra el VIH se administra a las personas que ya están infectadas por el VIH. 

Las opciones de tratamiento para la infección por el VIH han mejorado mucho en los últimos 30 años. Sin embargo, los medicamentos contra el VIH pueden tener efectos secundarios, pueden ser costosos y difíciles de conseguir en algunos países. Además, algunas personas pueden desarrollar resistencia a ciertos medicamentos contra el VIH y deben cambiarlos.

Las herramientas actuales de prevención del VIH, como usar condones correctamente y la profilaxis preexposición (PrEP), funcionan bien. Sin embargo, los investigadores creen que una vacuna preventiva contra el VIH sería la forma más eficaz para acabar totalmente con las nuevas infecciones por el VIH.

NEUMOCOCO

El neumococo es una bacteria que puede producir infecciones graves.  Los más vulnerables son los niños pequeños por debajo de los 5 años y, en particular, los menores de 2 años. También afecta a personas mayores, sobre todo mayores de 65 años o con enfermedades que predisponen a las infecciones por este germen.

El nombre de esta bacteria proviene de su capacidad para producir neumonía, o sea, una infección en el pulmón.

Pero también causa meningitis, una infección grave, incluso mortal, de las cubiertas que rodean al cerebro y la médula espinal, que es más frecuente en los niños más pequeños, por debajo de los 2 años, y que puede dejar secuelas, como sordera y otras aún más graves.

Puede provocar además bacteriemia, que es una infección de la sangre y que da lugar a fiebre elevada.

Además, produce otras infecciones no tan graves, pero más frecuentes, como sinusitis y otitis. El neumococo es la segunda causa de otitis media bacteriana en la infancia.

Se debe vacunar a los niños porque la vacunación es segura y eficaz en la prevención de las enfermedades graves por neumococo, como la meningitis y sus secuelas. También puede disminuir la probabilidad de padecer neumonía y otitis.

Esta vacuna es segura, no puede producir la enfermedad y las reacciones más frecuentes son leves, como dolor, enrojecimiento e hinchazón en la zona de la inyección, somnolencia, irritabilidad, disminución del apetito o fiebre moderada en las horas siguientes a su administración. Las reacciones graves son muy poco frecuentes.

MENINGOCOCO

Es una bacteria que provoca un grupo de enfermedades potencialmente graves como meningitis y sepsis (infección generalizada). Puede presentarse a cualquier edad pero es más frecuente en niños menores de 5 años, con mayor gravedad en menores de un año.

Se transmite de persona a persona a través de secreciones respiratorias que los pacientes infectados (o portadores) expulsan al toser, estornudar o hablar.

Afecta de manera permanente al Continente Africano en la región conocida como “Cinturón de Meningococo” que corresponde a una zona del África sub-Sahariana. El riesgo es mayor durante las épocas de sequía.

La gravedad de estas infecciones radica en que, a pesar que el paciente reciba  tratamiento antibiótico adecuado y en forma rápida, existe un alto porcentaje que queda con secuelas y también se presentan casos fatales.

La gravedad y lo poco predecible de la enfermedad por meningococo hace que la vacunación en tiempo y forma, dirigida a todos los serogrupos de meningococo que más frecuentemente producen enfermedad sea fundamental.

La mayoría de los efectos secundarios son leves o moderados, los más frecuentes ocurren en el sitio de aplicación (brazo): dolor, hinchazón y endurecimiento de la piel. Otros efectos pueden ser náusea y dolor de cabeza, por lo general las reacciones desaparecen durante los siguientes 3 a 5 días de aparición.

Blv. Kukulkán Km. 3.5, Plaza Iglesia

5a23045fdbb951.9557812415122443199.png
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram